Páginas vistas en total

martes, 5 de abril de 2011

El don de la libertad…

Entre montes, ríos  y laderas
corrías libre y despreocupado,
entre árboles y  praderas
sin jinete a ti ensillado,
arrogante tu frente,
seguro en tu desenfado,
solitario galopando,
sin control, desbocado,
el labriego que te vio ,
quedó de ti prendado,
con tiernos pastos te atrajo,
para amarrarte a su arado,
el brioso corcel de antaño,
ahora luce cabizbajo,
labora con noche y sol,
perpetuamente atado,
ya ni mirar le permiten,
sólo al frente, nada de costado,
anteojeras rudas le han puesto,
para tenerlo más domesticado,
antes apacentaba feliz
los más verdes pastos de su agrado,
ahora debe esperar resignado,
lo alimente a su antojo el hortelano,
sus largas crines antes al viento libres,
su dueño a ras le ha cortado,
su espigada y recia figura,
en lomo caído se ha trastocado,
las mariposas que alegres lo merodeaban,
en  molestas moscas se han tornado.
Rocín altanero, que no supiste cuidar,
lo más preciado que te habían dado,
el don de la Libertad, hay que siempre cuidarlo,
esquivar de la pradera lo que puede hacerte daño,
mantenerte escondido de los ojos aguzados,
no confiar en el alimento fácil y regalado,
seguro estará detrás un ser malintencionado,
que  cobrará caro, el mendrugo que te ha dado,
atándote de por vida a la rutina y el trabajo,
dándote heno seco, en vez de tierno pasto.
Ahora te quedarás ahí, por siempre esclavo,
con firmes correas a un poste amarrado,
relinchas a la luna para ser liberado,
y la luna no puede bajar a cortarte el lazo,
a las estrellas miras con ojos angustiados,
pero ellas están muy lejos, no saben de tu calvario,
Sólo puedo verlo yo, que te tengo a mi lado,
pero nada puedo hacer, me está todo vedado,
Némesis no puede intervenir, en castigos asignados,
por imprudencia y vanidad fuiste condenado,
no valoraste tu libertad, fuiste muy confiado,
ahora lo estás pagando envejeciendo agobiado,
atado a tu destino , lo que has cosechado.
¡Qué pena ver otrora libre y vanidoso rocín,
 en  viejo y triste  jamelgo  transformado!

Andrea  Sierpe

No hay comentarios:

Publicar un comentario