Páginas vistas en total

lunes, 11 de abril de 2011


Rosas de invierno

Frío martes de tarde,
cansado fin de  jornada,
tu espina de mujer,
te hielan con la mirada,
vuelves  la vista atrás
y no percibes nada,
pasos que rítmicamente,
a los tuyos acompañan,
témpano y deseo,
escalofrío, esperanza.
Anónimo que te sigue,
pero jamás te habla,
apurar tímido el paso,
ahogo, tez ruborizada,
sientes sólo un eco sordo,
y el amor que no te alcanza.
Perfume a soledad,
desatas por la calzada,
hembra invernal
de caricias olvidada,
sabes te sigue atrás,
hombre al que le agradas,
lo embrujó tu aroma,
y el rumor de tus pisadas,
te ha observado la cintura,
que a sus ansiosas manos calzan,
las volutas de tu cabello,
quiere ensortijar en su cama,
ambos lo saben y lo desean,
pero la timidez los ata,
tú en sus  pasos adivinas,
hasta el ancho de su espalda,
el sensual grosor de sus labios,
y la pasión con la que ama.
Dos cuerpos se buscan
entre veredas mojadas,
se siguen y no se tocan,
la lluvia perfuma el alma,
se buscan en el reflejo,
entre  vitrinas y paraguas,
se pierden entre la gente,
el tráfico los separa.
¡Se ha disuelto el amor
entre anónimas pisadas!
No saben si podrán,
volverse a ver mañana,
harán la misma ruta,
se buscarán con ansias,
no les importará la gente,
ni la tormenta  desatada,
quieren ver florecer,
rosas rojas en el agua,
y el frío invierno  no quiere,
ver la lluvia enamorada,
sólo paraguas grises,
y tristes las miradas.
¡Invierno  cruel y egoísta!
¡Que congelar quiere las almas!
Mañana lo vencerá el amor,
cuando se encuentren las pisadas,
se enfrenten un par de ojos,
y con la timidez desatada,
se entreguen a la pasión,
de la tarde hasta el alba.
¡Rosas rojas en la lluvia,
primavera entre las sábanas!

Andrea  Sierpe

No hay comentarios:

Publicar un comentario