Páginas vistas en total

domingo, 12 de junio de 2011

La  condena  de  la  Discordia

La manzana está en la mesa,
Discordia  la arrojó con mirada desafiante,
muchas quieren cogerla,
todas se creen importantes.
Pobres mujeres, vacías vidas,
amargo su vino, carentes de amantes,
entre rumores , juzgan y condenan,
no soportan el  mirar sonriente,
la hiel corre por sus venas,
sus máscaras y lujosos disfraces,
ocultan penas ,otoñales soledades,
de soslayo y pérfida la mirada,
 pisotean del prójimo el cadáver,
por los pasillos, sus abalorios repican,
campanas anunciando al buitre,
parecen  tristes yeguas de oscura feria,
payasos de maquillaje triste,
lucen galas donde la pobreza reina,
usan verbo despiadado e hiriente,
maltrato al débil, llenas de soberbia,
cabelleras  grises ,de rubio y falso tinte,
sobre tacón aguzado caminan erguidas,
domingos de iglesia, de Judas el lunes,
de lisonja y piedad una cara,
la otra muestra sólo impías cruces.
Lucen matrimonios de opereta,
en los que nunca han sido felices,
nunca se han sentido amadas,
y a las que aman, persiguen.
Estiran sus garras pintadas,
no importando a quien lastimen,
todas quieren la manzana,
 Discordia en un rincón, sonríe,
rezuman odio sus miradas,
se toman por ella de las crines,
lastiman a la compañera, la amiga,
tiran rabiosas del floreado mantel,
arañan furibundas,
 la mesa en que conviven,
codazos a diestra y siniestra,
las ciega el oropel,
las sustenta la vileza,
Discordia en un instante,
se lleva apetecida pieza.
Ninguna de ustedes la  vale,
les dice con voz de hiena,
han roto la amistad que las une,
de todas, la joya más eterna,
han perdido en un instante,
lo que tenían por fuerza.
“Para reinar divide”,
así el sabio refrán reza,
que nunca se les olvide,
ahora  no tienen esa fortaleza,
juntas, en manada,  eran  jueces y parte,
a ver si ahora solas, al resto tan fácil, condenan,
¡Su castigo, mirar a todos de frente,
pobres buitres , hipócritas y viejas !

Andrea  Sierpe

No hay comentarios:

Publicar un comentario