Páginas vistas en total

lunes, 4 de julio de 2011

De  piedra  mi  coraza

Querer ser en este invierno,
cómo piedra en río sumergida,
que todo fluya sobre mi torso,
indolente, fría, escondida.

Inalcanzable para el artero,
que sólo desea verme herida,
cubierta de hostil silencio,
mientras pasan alegres los días.

Sin  labios que delaten amor,
peces, como saetas, cuidan mi guarida,
yacer en el fondo de secreto estero,
donde no llega la ponzoña ni la envidia.

Cabalgando  sobre mi  cuerpo,
rocines azules de torrentosas aguas,
que se llevan las horas consigo,
mientras  espero, en el fondo, agazapada.

Entre opalinas arenas y verdes musgos,
entre todas las rocas , anónima,
mis ojos enamorados escondo,
dejo que todo sobre mí, fluya.

Que me aparten de los otros, su lodo,
sacar  de mi alma toda tortura,
nacer…, entre las aguas, de nuevo,
libre de cadenas y ataduras.

Quiero bordar mi piel con tus versos,
con aguja de aguas  cristalinas,
mi cuerpo,  tu libro abierto,
sobre mí, como  pétalos tus rimas.

Desde mis tobillos fluye tu tinta,
que  sube amorosa hasta mi cuello,
y se  posa como libélula en mi boca,
para que los guarde en secreto.

Encerrados en capullo de roca,
donde ningún intruso pueda verlos.
 tinta de  sangre la nuestra,
pluma forjada en recio acero.

Para otros , palabras como espadas,
certeras ,contra el que destila veneno,
para nosotros, quitamos la espina,
y nos bebemos, amando, el vino nuevo.

Quiero tener en este tiempo, coraza,
donde reboten los versos añejos,
sólo quiero tus manos desnudas,
 de a uno mis pétalos abriendo.

Quiero mi amado, luz entre mi niebla,
desenhebres  mis labios con tus besos.
¡De fuego tu poesía en mi corazón se engarza!
¡Quítame ahora apasionadas joyas del  pecho!


Andrea  Sierpe

No hay comentarios:

Publicar un comentario