Páginas vistas en total

domingo, 31 de julio de 2011

¡Qué más amar!

¡Qué más amar ,cuando ya se ama todo!
Cuando presientes, a ciegas, una sonrisa,
cuando nada del otro te es insensible o ajeno,
y adivinas, cuando amorosos, sus ojos le brillan.

Amar al otro desde lo más profundo,
enamorarse desde dentro, por verbo y poesía,
un susurro distante, ojos y misterio,
ternura que a diario te consuela y abriga.

Mi temor ante lo desconocido,
tu palabra de amor lo disipa,
querer primero que figura, genio;
no escuchar consejos que lastiman.

Dar rienda suelta a  mi enamorado  corazón,
dejar la razón y sus argumentos, a la deriva,
mis  brazos  para ti , abiertos  y sinceros,
suaves para la caricia, carentes de espinas.

Lejos viajan por el viento, mis besos,
esperando rozar tiernos tu mejilla,
quiero ser  brisa fresca en tu verano,
y tú, en mi invierno, tibieza y cobija.

Amarte ha trastocado en feliz,  mi mundo,
me has cambiado, de la vida, los esquemas,
eres semilla fecunda  en  profundo surco,
de apasionado amor, de vidas paralelas.

Caminar sola, tu esencia presintiendo,
por mis lejanos caminos, tus fantasmales huellas,
vuelvo la vista y  no te encuentro,
luz de mis ojos, mi  sombra eterna.

Te doy de mí, todo lo que tengo,
dulzura y pasión a manos llenas,
una mujer, en fin; nada te oculto,
mis virtudes y defectos; celos y manías.


Te entrego mi piel como suave abrigo,
mi hombro, para compartir las penas,
mi mano, para que no camines solo,
mi pecho, para que sobre él ,te duermas.

Quiero construyamos  juntos tierno nido,
y compartir en él, lo que de vida queda,
nuestros cuerpos y corazones unidos,
abrazados, caminando la misma senda.

Para ti , luz de mis días.

Andrea  Sierpe



No hay comentarios:

Publicar un comentario