Páginas vistas en total

lunes, 15 de agosto de 2011

No  te  olvido…

Salen las primeras luces del alba,
toda  la noche he soñado contigo,
 no se borra de mi mente tu mirada,
mis labios están muertos desde que te has ido.

Me hiere la espina, ansío mi rosa,
piel insensible  al  intento de un cariño,
se me nublan los ojos de nostalgia,
en  puño de acero, mi corazón cobijo.

¡Tanto esperé  para sentir tus caricias!
Mariposas en mi vientre, de ti, lleno.
Ansiosa a sorbos me bebí  tu aroma.
¡Y dejarte partir en angustioso vuelo!

Oscuro asomo de primavera,
todo me parece agrio despojo,
no me endulza la vida sino tus palabras,
no quiero más espejo que el de tus ojos.

Todo en el paisaje a ti me recuerda,
aguas que no pueden apagar mi fuego,
senderos, volcán, sábana blanca;
colinas que treparon suaves tus dedos.

Tristes quedaron mi jardín y su niebla,
lejana está la fuente de mis deseos.
Mantener la vida, mientras tenga esperanza,
de volver a abrir tus ojos a besos.

Un colibrí enamorado, golpea mi ventana,
me recuerda que el sol está en su apogeo,
que la vida sigue, que se fue mi mañana,
y  no pude escribir, alegres, mis versos.

Andrea  Sierpe

1 comentario:

  1. Que poema mas maravilloso.
    Me encanto.
    Esa primera estrofa, créeme que me quito el poco aire que logro introducir en mis pulmones, en cada respiro.
    Si con su ausencia, sentía que no tenia aire, eso termino desencadenando la asfixia.

    Saludos.
    Cristofer.
    www.lasmelancoliasdemarcus.blogspot.com

    ResponderEliminar