Páginas vistas en total

miércoles, 13 de abril de 2011

Si tú supieras…
¡Si tú supieras que mis olas bravas
atravesarían océanos y mares
hasta llegar a tu playa salvaje
para anegar tu arena
con su espuma blanca!

¡Si tú imaginaras!..., si fueras tierra…
que me convertiría en un arado
para labrar tu campo
dejándote surcos y huellas...
siendo dueño de tu cuerpo
y esclavo de tu piel !

¡Si tú decidieras negarme todo,
el alba y el atardecer, el sol y la brisa,
tu compañía y tu querer,
yo lo entendería,
y sólo te pediría una cosa,
que no dejaras de mirarme nunca,
porque si me negaras tus ojos
yo me moriría!

Gonzalo  Otamendi

No hay comentarios:

Publicar un comentario